Los nuevos tiempos están aquí.

¿ Has escuchado de este cambio ?

Un cambio sin capacidad a detenerse ha empezado a carcomer nuestra estructura de convivencia. Nos vemos como nuevos seres, detrás de mascarás, pañuelos y pretextos que sostienen burdamente lo que ha sido desnudado, frente a todos. Muchas antiguas cosas han mostrado su esencia obsoleta. (Parásitos de nuestros esfuerzos ) Las intenciones de algún dios dormido afectan nuestra tranquilidad. -Lo nuevo será mejor porque será hombro junto a hombro.- Un nuevo baile comienza para todos los que aún nos mantenemos por gracia en esta tierra. También es rescatable lo que permanece, quienes mantienen su verdad como un estandarte de libertad. Sus alas quemadas, se convertirán en modernas tintas de la historia.

Los daños del cambio, sonidos indecibles a manera de trinos de jilguero, bisagras coloridas que rotan sobre sus ejes viejos de metal y fuego, la puerta se abre en gran ángulo. Entramos a un nuevo tiempo. Nos despedimos como juveniles aves aprendices en un nido, listos para saltar al vacío-sideral, sea para caer y morir como especie o aprender a volar con nuestras alas de libertad. Las lecciones deben de sopesarse, ( como y de que manera me ha influido a mi este año 2020 ) – La música esta en silencio y la antorcha ha sido retenida por muy pocos que con valentía ¨arriesgan su vida¨ para cantar libremente ante una audiencia. Que viva el cambio y la sobria razón del mismo ; evolución, alma y espiritualidad. Adaptación a los nuevos paradigmas ; universales, sociales, personales.

El espíritu es el único que nos iguala.

Todos los estados paradójicos son hermosos, y existiendo maneras propicias de transmitir conocimiento, hemos escogido la locura como carro para nuestro mensaje No por ser duros con nuestra tarea, sino para salirnos de los caminos ya trazados. El creador encuentra utilidad en cualquier manifestación de la energía. Este entender es propicio para el poema, la luz de lo innato, que se sostiene aún, como herramienta evolutiva, desde eones. Cualquier característica de verdad será producto de la virtud. Esta es su naturalidad. Y encontramos , reconocimiento, relajación, fluidez, cambio y poder en el reconocerla.

¨Sabed hombres que nosotros somos reyes, pontífices y sacerdotes¨ Rogelio Fernández Güell

Nathanael Marín Jiménez.